9 sept. 2014

Las fantásticas historias de la narcopolítica mexicana volumen 1

Bienvenido doctor, que bueno que encontró mi página personal, saludos...



Hace no mucho tiempo, en algún lugar más o menos conocido del planeta, existían unas criaturas mágicas a los cuales les llamaban “narco-políticos mexicanos”… este podría fácilmente ser el inicio de un texto de ficción muy interesante ya que realmente como si fuese cuento de hadas, esta rama del narcotráfico ha evolucionado de una manera increíble y casi absurda desde sus comienzos allá por los años 30, como lo documenta el artículo del periódico “El Universal” del 17 de junio del 2012 que se titula “una historia de narcopolítica”. Lamentablemente no es ficción, es una realidad que se ha ido consolidando y arraigando dentro de la cultura mexicana, “narcocultura” como lo ha querido llamar. En el artículo podemos darnos cuenta como en los años 30 a través de sencillas redes de corrupción y bajo el mando de pocas personas se puedo comenzar una empresa delictiva que rompió con todos los esquemas de narcotráfico que en ese entonces se conocían. Juan Nepomuceno Guerra tenía todas las de ganar, un joven adolescente con una amplia ambición que se incursiona en el tráfico de alcohol en una época en que nuestro país vecino pone en práctica una serie de políticas públicas represoras que prohíben la venta de alcohol, mientras que en nuestro país se veía una crisis por la desestabilización social que dejaba la salida de la revolución mexicana, observando que en tan solo en 30 años (1910-1940) tuvimos alrededor de 15 presidentes de las república que no alcanzaban a afianzar una política pública que resolviera el creciente problema de la corrupción, este fue el caldo de cultivo ideal para que floreciera así un narco-estado.



Pareciera mentira, pero si nos ponemos a anotar los nombres de los encargados de la función pública del estado, entiéndanse gobernantes, secretarios y subsecretarios, desde los años 40 a la fecha, veremos que existe una relación, si bien no por lazos familiares, sí por un estrecho círculo social de personas que se relacionan de cierta forma, lo cual evidencia que la alternancia en los poderes públicos se ha estancado para servir de la mejor manera posible a un cerrado grupo de personas que no tienen interés alguno en ayudar a la sociedad. No es de extrañarse que aun en nuestra época sigamos viendo cómo los familiares de los representantes de los poderes de la unión se postulen a candidaturas plurinominales con tal de hacer perdurar sus apellidos dentro de los puesto políticos que sin duda les ha dejado una cantidad inmensurable de beneficios a costa del pueblo. Reitero mi visión, pareciera una novela fantástica, una película bien elaborada en la que todos los elementos han ido embonando de forma perfecta para que el narco-estado se nutra, las crisis políticas, la desestabilidad financiera, la escasa oferta cultural que se distribuye en nuestro país y sobre todo la dejadez que lamentablemente caracteriza al mexicano promedio, pero, ¿qué puede hacer un mexicano promedio contra una elaborada empresa de mafias narco-políticas que invierte grandes cantidades de dinero para consolidar su poder?, la respuesta no la tengo a la mano, pero recuerdo el dicho que versa “el valiente vive hasta que el cobarde muere”, y si de cuentos de hadas hablamos, a lo mejor al terminar el relato sí tengamos nuestro final feliz, o tal vez sencillamente terminemos en un pálido “ y vivieron jodidos para siempre”.