14 ago. 2016

En ti...

Cuando viajo y veo por la ventana, me concentro en las nubes, en sus formas efímeras y en cómo después de un rato desaparecen, cambian. Si son blancas inspiran paz y si son negras, de las que avecinan tormentas, siento obscuridad y nostalgia, me hacen pensar que ya no tiene sentido extrañarte, esa especie de resignación que llega cuando has perdido todo y quieres morir, cuando deseas que por fin este camino llegue a un barranco y al aventarse en él se te revele toda la miseria que te envuelve, que se te reclame la fama que no obtuviste, y justo antes de caer que se te conceda un beso de perdón. Así son mis viajes cuando hay nubes negras, cuando viajo en carretera y pienso en ti.


13 ago. 2016

Entre días nublados que nos amanecimos, tiernos y aterrados, ambos mirando a nuestra lejanía que paso a paso y noche tras noche se hacía más evidente.


19 feb. 2015

Anyway

En fin, siempre hay ciclos que debemos cerrar, o tal vez dejarlos medio abiertos por si alguien interesante desease reabrirlo... este blog ya fue, y fue lo que tuvo que ser, un espacio para mis ideas de todo tipo, desde mis gustos hasta mis actividades profesionales, un espacio de opinión grotesca desfundamentada que no iban para ningún lado, inclusive una muestra del cambio que se necesitó hacer. Es mi tercer blog, el menos constante y más inmaduro de todos, nunca pude alcanzar el cuasi éxito de mi msn space allá por el año 2000, ni tampoco concretar las ideas tanto como en mi primer y ya extinto blog. Sin embargo sirvió para darme cuenta de que soy una persona de contrastes, que puedo hacer las cosas bien pero las hago mal, que puedo ir más allá pero prefiero quedarme aquí, y que para poder emplear estas dos características bifacéticas debo dividirme... Así fue como nació el alter ego que conocen y que posteriormente se suicidó. *plop*... En esta nueva versión de mi, la que tiene una licenciatura y sabe mucho, vamos a explotar al máximo lo aprendido durante todo este tiempo, creo que hemos llegado a un nivel de madurez intelectual (nunca emocional), del que habremos de sacar provecho. Dejo este blog para situaciones personales, graves y obscuras y me dedicaré a un nuevo blog en la parte intelectual y académica. Para los interesados en las ciencias forenses, la investigación criminológica y el derecho penal, presento El necroforense blog. 
Para quienes aún quieran leer las tormentosas ideas góticas que de vez en cuando me llegan, se quedan en este su muy patético blog. 

3 ene. 2015

De las visitas inesperadas…


Básicamente esto es un recordatorio, una sugerencia y un reclamo.
Tocaron a la puerta, buscaban a un tal Axl Kink, sin embargo abrí yo. Inesperadamente fui reconocido y no por mi apariencia sino por mi risa, aunque de no haberlo sido, también mi mirada me hubiera delatado. Fue curioso hablar por tanto tiempo sin decir nada y esperando que esa charla lo fuera todo. Pensar en el pasado siempre es tenso (en su forma de falso cognado Moscosiano), y es obvio que mi texto no va a ser entendido por todos pues contiene solo un emisor y destinatario específico. Como sea mis textos son poco entendibles. Les contaba yo de aquella anecdótica situación, en la que este emisor charlaba con su destinatario en lo que llamaría yo un contexto poco idóneo, sin embargo se esperaba poco más de esto. Que las cosas no cambien después de un tiempo es esperar que los gatos sigan siendo salvajes después de 10 mil años de su domesticación, y no es que este gato-emisor haya sido domesticado, es que ha reaccionado al paso del tiempo de la forma evolutiva que Darwin hubiera esperado, con la adaptación que la selección natural sugería. 

De forma ejemplificativa les comento que si bien los gatos ya no son salvajes, todavía poseen sus garras, afilados colmillos y capacidad para atrapar a sus presas, no así el mismo carácter evasivo y huraño de forma predominante. Yo abrí la puerta y tú quisiste entrar, no es que te corra pero creo que ya conozco demasiada gente con prejuicios, bueno ¿todos los tenemos no? Y qué más da si es una opinión más, qué más da si es una reprenda más. No las necesito, no necesito recordar que por esas meras opiniones y puntos de vista he tenido que “adaptarme” a las nuevas formas de vida predominantes.

Con el paso del tiempo perdemos ciertas cualidades, características de las que nos jactábamos cuando jóvenes, y hete aquí con la vista deteriorada, con la percepción desgastada, el sexto sentido minusválido, siendo incapaz de reconocer al tigre salvaje que mató al lobo para quedarse con la piel de oveja. Si algo perdimos, fue la capacidad de asombrarnos de lo común que puede ser una vida en cautiverio, pero ¡sorpresa! ¿Acaso el cautiverio no posee también una salida? Solamente hay que pensar quien está adentro y quién está afuera de la jaula. ¿Es el tigre el que asesina al domador, o es el domador quien domina al tigre? No me gustaría verla rasguñada.  







Kink

30 oct. 2014

Compilación

Al vacío:
Desde un cielo nublado te vi, con el resplandor de tus ojos de sol, con tus alas de gaviota revoloteaste entre toda tu libertad y no volví a ver a donde fuiste. Que en octubre un suspiro destelló entre lo que necesitábamos ser, en lo que yo necesitaba que fueras tú. Te extraño, estás a mi lado pero te extraño. Tus rizos de noche, tu piel de luna, tu sonrisa eterna, la tarde que te conocía y la noche que te perdía, lo extraño. 
No lo digo pero en mi mente es un replique unísono, un estallido, un sonido agonizante que talada mi mente... te amo... no hay más, no hay más misterio, no más distancias absurdas, no más discursos tartamudos que enmudecen al silencio, ya no más dolor... 

A ti:
Y lo positivo de la noche siempre eres tú, lo imperfectamente bella que eres, lo sutil que tus ademanes evasivos ahuyentan mis inútiles intenciones de hacerte inmortal.
Y lo negativo de mi vid solo soy yo, podría ser yo, soy yo... siempre soy yo, y podría no abundar en razones más que en una... no soy él.

A mi:
No seas tonto dicen ellos. No seas iluso dice ella. Tómate otra dice él. Gracias pero no, dices tú. 
Te amo... dice algún otro de los pendejos que se enamoró de ti. 

A él:
Te odio. (Silencio). (Risas). (Se abre el telón). (Macoy se acerca a él, lo ve de reojo). —Si yo no puede ser inmortal, tampoco tú lo serás. (Macoy saca un revolver Smith & Wesson del especial, y le dispara a Antonio).
—No seré inmortal, pero fuí más que tú en su vida.

Axl Kink  a Sofia:
Excuse me my lady but, this is my land, my world, the Axl Kink's universe. I don't know who shit's  you are but, you cause to me so much problems in here, so i'll ask you that if you need one more admirator, please you can go with another one fuck*** stupid because Macoy is my own stupid wich one i use. You are becoming a very serious problem to me and in order to be polite with you, i'll ask you, pleas go to the hell. Have my greetings. 
Axl Kink 
  







9 sept. 2014

Las fantásticas historias de la narcopolítica mexicana volumen 1

Bienvenido doctor, que bueno que encontró mi página personal, saludos...



Hace no mucho tiempo, en algún lugar más o menos conocido del planeta, existían unas criaturas mágicas a los cuales les llamaban “narco-políticos mexicanos”… este podría fácilmente ser el inicio de un texto de ficción muy interesante ya que realmente como si fuese cuento de hadas, esta rama del narcotráfico ha evolucionado de una manera increíble y casi absurda desde sus comienzos allá por los años 30, como lo documenta el artículo del periódico “El Universal” del 17 de junio del 2012 que se titula “una historia de narcopolítica”. Lamentablemente no es ficción, es una realidad que se ha ido consolidando y arraigando dentro de la cultura mexicana, “narcocultura” como lo ha querido llamar. En el artículo podemos darnos cuenta como en los años 30 a través de sencillas redes de corrupción y bajo el mando de pocas personas se puedo comenzar una empresa delictiva que rompió con todos los esquemas de narcotráfico que en ese entonces se conocían. Juan Nepomuceno Guerra tenía todas las de ganar, un joven adolescente con una amplia ambición que se incursiona en el tráfico de alcohol en una época en que nuestro país vecino pone en práctica una serie de políticas públicas represoras que prohíben la venta de alcohol, mientras que en nuestro país se veía una crisis por la desestabilización social que dejaba la salida de la revolución mexicana, observando que en tan solo en 30 años (1910-1940) tuvimos alrededor de 15 presidentes de las república que no alcanzaban a afianzar una política pública que resolviera el creciente problema de la corrupción, este fue el caldo de cultivo ideal para que floreciera así un narco-estado.



Pareciera mentira, pero si nos ponemos a anotar los nombres de los encargados de la función pública del estado, entiéndanse gobernantes, secretarios y subsecretarios, desde los años 40 a la fecha, veremos que existe una relación, si bien no por lazos familiares, sí por un estrecho círculo social de personas que se relacionan de cierta forma, lo cual evidencia que la alternancia en los poderes públicos se ha estancado para servir de la mejor manera posible a un cerrado grupo de personas que no tienen interés alguno en ayudar a la sociedad. No es de extrañarse que aun en nuestra época sigamos viendo cómo los familiares de los representantes de los poderes de la unión se postulen a candidaturas plurinominales con tal de hacer perdurar sus apellidos dentro de los puesto políticos que sin duda les ha dejado una cantidad inmensurable de beneficios a costa del pueblo. Reitero mi visión, pareciera una novela fantástica, una película bien elaborada en la que todos los elementos han ido embonando de forma perfecta para que el narco-estado se nutra, las crisis políticas, la desestabilidad financiera, la escasa oferta cultural que se distribuye en nuestro país y sobre todo la dejadez que lamentablemente caracteriza al mexicano promedio, pero, ¿qué puede hacer un mexicano promedio contra una elaborada empresa de mafias narco-políticas que invierte grandes cantidades de dinero para consolidar su poder?, la respuesta no la tengo a la mano, pero recuerdo el dicho que versa “el valiente vive hasta que el cobarde muere”, y si de cuentos de hadas hablamos, a lo mejor al terminar el relato sí tengamos nuestro final feliz, o tal vez sencillamente terminemos en un pálido “ y vivieron jodidos para siempre”.

19 ago. 2014

23 jul. 2014

Enésimo discurso de un distraído…


Supongo que hubo días mejores, días de árboles marchitos que crecían bajo la sombra de algunas nubes, cuando los cuervos no volaban por quedarse arrastrando en la hojarasca.

Hubo noches de calabozos, con calaveras y grilletes, con antorchas y ratas en mi celda, un buen día cuando nos vayamos de aquí diré: "ya extrañaba el cargar con mis penas", con los recuerdos nefastos de amores desdichados, un buen día esto terminará y no volveremos más.

Estoy en ti, entre el humo negro de tu mirar, con viento frío meciendo las ramas y aumentando mi dolor. No fuimos más que calaveras, deterioradas y empolvándonos en el suelo terroso de una cueva. 

Dime en dónde estás e iré por ti, caminando con cansancio y moviéndome entre las sombras, entre tu nombre, en las deshoras de lo inoportuno que fui, martillando besos y escalofríos en tu cuello, porque lo que viste no te hizo inmortal, sufriste por dentro y morirás por fuera, morirás donde estoy, porque en esta daga forjada en tu aroma descansan tus manos, descansa tu amor, descansa tú… amor.

12 jul. 2014

Delirio


Esa tarde habían pasado el tiempo juntos, como de costumbre él llevaba un cutter en su bolsillo. Ella se encontraba dormida en el asiento trasero del sedán incómodo que les habían asignado para ese servicio, él se encontraba sentado junto a ella, escuchando su suave respiración, miró sus labios callados y esos ojos que lo habían cautivado y que ahora se encontraban cerrados. Se acercó tímidamente con la intención de robarle un beso, de por una sola vez entrar al paraíso que esos labios rojos invitaban a probar, un segundo antes de ese contacto inminente, un golpe certero se le adelantó, su misma mano empuñando firmemente aquella navaja afilada, recorrió el cuello de su amada, de lado a lado, tajantemente, pero eso no la despertó, su sangre brotaba como manantial en cascada, escurriendo por todo su pecho, él la siguió mirando, enamorado de esa piel blanca teñida de rojo, le acarició la frente con una mano y se recostó sobre el asiento, fijó su mirada en el parabrisas, sumergido en su delirio una voz lo incorporó a la realidad. 
— ¿Qué haces?
Volteó sorprendido y la miró allí, sentada junto a él, con esa expresión de desinterés que la caracterizaba.
— Nada, solo que ya es muy tarde ¿por qué no vuelves a dormir?.